Blog Archives

LonjaGijón garantiza el cobro a todos los barcos que vendan en su rula

La presidenta de la Autoridad Portuaria de Gijón y de la sociedad que gestiona las subastas de pescado en primera venta en los muelles del Rendiello, LonjaGijón-Musel, aseguró en declaraciones a la prensa asturiana que la citada empresa está en disposición de garantizar el cobro de la mercancía a todos los barcos que subasten sus capturas en El Musel.

Los problemas financieros surgidos a raíz de producirse un importante impagado han sido solucionados, según Rosa Aza, con la renegociación de la deuda a corto plazo, de manera que «queda garantizado que los barcos van cobrar y en tiempo».

Aza destacó que, de hecho, LonjaGijón-Musel financia a los pescadores, ya que paga a sus proveedores antes de lo que cobra a sus clientes.

Con vistas a la nueva gestión de LonjaGijón-Musel, tras el relevo de quien hasta ahora fue su primer y único gerente, Francisco Javier Puebla, por Simón Arrizado, Rosa Aza indicó que «el objetivo de la rula es que haga el servicio que tiene que hacer. No se trata de obtener beneficios, sino de prestar un servicio a la pesca».

Curiosamente, tan desinteresado cometido puede causar problemas, como la inspección de Hacienda que a finales de 2014 requirió toda la contabilidad de los últimos años. «No estoy preocupada, dijo a ese respecto la presidenta de LonjaGijón-Musel. Se dio acceso inmediato a todo lo que pidieron y desde el pasado noviembre no volvimos a tener noticias de nada, aunque estas cosas suelen tardar un tiempo».rula gijon-02.jpg

Aza enmarcó la inspección en el contexto de que se produjeron otras similares en distintos puertos españoles, entre ellos el también asturiano de Avilés, y no en alguna sospecha o denuncia concreta de irregularidad.

Con una mala costera del bonito, un impagado relevante y una inspección fiscal que no parece que de momento haya quedado cerrada, 2014 no fue un buen año para la rula gijonesa.

Para éste, Rosa Aza confía en que las descargas de bonito aumenten y alcancen el millón de kilos, ya que se trata de una pesquería que proporciona un porcentaje muy importante de los ingresos obtenidos durante todo el año por la empresa, de mayoría pública, aunque cuenta también con capital privado en su accionariado.

Fuente: El Comercio

Enlace: http://www.elcomercio.es/gijon/201505/09/lonjagijon-garantiza-cobro-todos-20150509011521-v.html

El primer bonito del Norte alcanza los 120 euros el kilo en la rula de Avilés

Relativa satisfacción entre los patronos de los tres barcos que esta mañana han desembarcado las capturas del primer bonito del Norte en la lonja de Avilés. En la subasta, el primer cajón de bonito alcanzó los 120,20 euros/kilo, récord absoluto, superando la cifra alcanzada el año pasado que se situó en los 98. Sin embargo, el precio medio del túnido bajó hasta los 45,97 euros/kilo debido, entre otras cosas, al número de kilos desembarcados.

El Digna Dos, con base en Bermeo, subastó 1.040 kilos, seguido del Esmeralda Tercero, de Oviñana con base en Avilés, y el Gaztelugatxeko Doniene, con base en Bermeo, 902. En total, 2.851 kilos, casi el doble de los rulados el año pasado.IMG_6446.jpg

Y también como en años precedentes, ha sido la cadena de supermercados Alimerka la que ha dirigido la puja para hacerse con el preciado primer bonito de la temporada.

La subasta de hoy supone un nuevo adelanto en la fecha de inicio de la costera, que hace años se situaba en la primera quincena ahora. En este 2015 los barcos se han visto obligados, entre otros motivos, por la brevedad de la campaña de la xarda.

El lunes 19 de mayo de 2014, el Esmeralda Tercero y el Gaztelugatxeko Doniene pesaron 1.407 kilogramos. El precio medio total de la mercancía alcanzó los 68,63 euros/kilo y el primer cajón de 82,76 kilogramo se vendió a 98,20 euros.

Avilés se ha convertido en la lonja de referencia para la subasta del primer bonito del Norte debido al precio que habitualmente se alcanza en la subasta y a los beneficios en imagen que reporta tanto al barco como como al comprador.

Fuente: El Comercio digital

Enlace: http://www.elcomercio.es/aviles/201505/06/primer-bonito-cantabrico-llega-20150506000859-v.html

Simón Arrizado firma contrato como nuevo gerente de la rula

Simón Arrizado, un gallego con experiencia en la gestión del sector pesquero, será desde hoy el nuevo y segundo gerente de LonjaGijón-Musel desde la constitución de la citada entidad, con participación destacada de la Autoridad Portuaria de Gijón y del Gobierno regional, para mantener las subastas de pescado en primera venta en el concejo tras la pérdida de solvencia de la Cofradía de Pescadores Virgen de la Soledad.

Se puede decir que a la tercera fue la vencida, ya que antes de Simón Arrizado, la consultora encargada de realizar la selección había propuesto a otras dos personas. La primera, una mujer, desestimó la oferta tras considerar algunas condiciones del trabajo. El segundo, citado en su día por este periódico como probable sustituto de Francisco Javier Puebla, fue descartado precisamente tras ser publicado su nombre, al recibir varias de las entidades con mayor participación en LonjaGijón-Musel informaciones que lo presentaban como poco adecuado para el cargo.gijon-6--575x323

Arrizado, que se estrena hoy mismo como responsable de la rula de Gijón, acomete su tarea en condiciones nada propicias por tres circunstancias muy concretas: la crisis del sector pesquero derivada de la restricción de capturas; el déficit en los resultados por la contabilización de un impagado relevante, y la inspección a la que, conforme a lo publicado ayer por este periódico, está sometiendo la Agencia Tributaria a LonjaGijón-Musel.

Simón Arrizado pasa a ser el segundo gerente de LonjaGijón-Musel tras su constitución, en 1995. El primero y hasta ahora único, Francisco Javier Puebla, dejará oficialmente la empresa el próximo día 30, tras casi 19 años de gestión, en los que se caracterizó por defender a la rula local frente a cualquier interés económico o político que la amenazara.

Fuente: El Comercio digital

Enlace: http://www.elcomercio.es/gijon/201504/21/simon-arrizado-firma-contrato-20150421001509-v.html

Hacienda investiga las cuentas de la Rula de Avilés y de todos los barcos desde 2009

La Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT) inspecciona las cuentas de Nueva Rula de Avilés en una gigantesca investigación contra el fraude fiscal que afecta a todos los barcos que han desembarcado en las instalaciones avilesinas, además de aquellos comercializadores que han realizado operaciones. Aún no han trascendido los datos de las sanciones, pero en el cantil ya se habla de armadores que pueden afrontar sanciones de hasta 200.000 euros.

La investigación es dirigida desde Gijón por Eduardo Lacazzeti, un experimentado inspector de la Agencia Estatal de Administración Tributaria que lidera un equipo de no menos de veinte personas que están rastreando todo vestigio de dinero negro en la pesca asturiana. No es la primera vez que se analiza un sector de una manera tan escrupulosa. En el pasado, campos como la ganadería, tanto de carne como leche, han sufrido fiscalizaciones igual de exigentes.

El inicio de esta inspección fue casual, según diferentes testimonios recogidos por este diario. Dentro de su trabajo habitual, los inspectores de la Agencia fiscalizaron distintos minoristas de pescado. En los diferentes trabajos se percataron de la presencia de facturaciones en B de una forma habitual. Más que la existencia de esa caja B, lo que despertó la curiosidad fue la presencia de otra serie de coincidencias que desembocaron en la Rula de Avilés, la mayor lonja de Asturias en la que se concentra el 80% de las descargas de la flota asturiana.

La inspección en las oficinas de Rula de Avilés se inició en junio del pasado año. El personal de AEAT se presentó para hacer una investigación rutinaria solicitando toda la documentación para poder comprobar los pagos de IVA e Impuesto de Sociedades desde 2009 hasta 2012. Eso implicaba analizar toda la historia comercial de Rula de Avilés. La empresa fue creada por la Autoridad Portuaria y Principado de Asturias como accionistas mayoritarios, con la Cámara de Comercio de Avilés y la Cofradía de Pescadores Virgen de las Mareas con una presencia minoritaria, para la gestión de la nueva lonja, iniciando sus actividades comerciales en mayo de 2009.

Los inspectores comenzaron a recabar información y a analizarla. De hecho, en estas fechas aún continúan solicitando documentación. Entre todo el material aportado hubo un dato que les llamó especialmente la atención: en las hojas donde se pesaba el pescado desembarcado aparecían líneas en blanco.

Una de las características de la lonja avilesina es que se encuentra completamente informatizada. El ordenador registra las cajas depositas en la cinta por la que salen a la cancha, donde aguardan los vendedores. En la hoja aparece toda la información sobre la captura: tipo de especie, cantidad, hora de desembarque, nombre del barco… Posteriormente se rula, se adjudica el precio de venta y se vuelve a anotar.PUERTO PESQUERO RULA

Explicaciones vagas

Pues bien, los inspectores de la Agencia Tributaria sospecharon al comprobar dos elementos. El primero fueron las citadas líneas en blanco. Las explicaciones de Rula de Avilés no resultaron convincentes.

Primero se dijo que se trataban de errores del sistema informático. Pero eran demasiados y se repetían en el tiempo, cuando lo razonable es que, de ser un fallo en el sistema, se hubiese solucionado en unos meses.

Así que ante los nuevos requerimientos de explicaciones, desde Rula de Avilés se aludió a las visitas de escolares y de turistas. Las líneas simulaban las ventas con las que ilustrar a los visitantes. Pero la explicación tampoco convenció a los técnicos cuando vieron que los datos de los días y horas difícilmente coincidían siempre con las hipotéticas visitas de escolares o turistas.

Además, un tercer elemento terminó por alimentar las sospechas de los técnicos de AEAT

Y es que el volumen de pesca descargada no correspondía con la pesca vendida. Se descargaba mucho más de lo que se vendía. Si las líneas en blanco respondían a fallos en el sistema o eran simulaciones su peso debía ser cero. Sin embargo, los datos de la pesca indicaban que en la cancha entraba un determinado volumen de capturas y salía otro menor.

Hasta el momento no han trascendido los datos, pero consultando la web de la Dirección General de Pesca y la estadística recogida por la Autoridad Portuaria reflejan lo que puede estar pasando.

En 2012, la Dirección General de Pesca señalaba que en Avilés se habían descargado 12.798.209 kilos, con un valor de venta de 28.160.340 euros. Sin embargo, para la Autoridad Portuaria se habían descargado 12.830.000 kilos, con un valor en primera venta de 17.346.650 euros.

En 2013, un año que en principio no está siendo investigado, y según la Dirección General de Pesca, se descargaron 12.927.219,49 kilos con un valor de 27.953.645 euros. Las cifras de la Autoridad Portuaria vuelven a ser diferentes. Eleva el volumen de la pesca descargada hasta 13.344.149 kilos y el valor de primera venta lo estima en 28.201.467 euros.

Si estos son los datos que se pueden conseguir de forma pública a través de una sencilla búsqueda en la web, es fácilmente comprensible que la información que aparecía ante los inspectores invitara a pensar que había irregularidades en la gestión de la lonja avilesina. Así que, después de dos meses de arduo trabajo, se decidió solicitar autorización judicial para realizar un registro policial en las oficinas de Nueva Rula.

Registro policial

La entrada policial se realizó en septiembre de 2014, dos meses después del inicio de la inspección. Los funcionarios de la Agencia Tributaria llegaron a las oficinas acompañados por efectivos de la Guardia Civil. El despliegue, según narra un testigo, fue espectacular, «de película». Entraron en las oficinas dando la orden de que todo el mundo levantase las manos de los teclados y se separasen de forma inmediata de los ordenadores. Acto seguido, copiaron toda la información de esos ordenadores. No quedó ningún disco duro sin ser replicado. Todo aquello que estuviese informatizado desde 2009 hasta ese momento estaba en posesión de la Agencia Estatal de Administración Tributaria.

De esa manera empezaba un estudio minucioso de toda la información. Eduardo Lacazzeti contaba con un equipo de entre 15 y 20 personas, todos ellos funcionarios con una excelente preparación, que iban a examinar toda la actividad de Rula de Avilés.

En el mercado del pescado, la lonja es un punto clave, el lugar de encuentro de los barcos y los distribuidores. En caso de que existiesen movimientos en B aportaría numerosa información, porque por ella pasan todos los actores de la cadena. El hilo podría llevar desde los armadores que autorizan sus descargas en dinero negro a los comercializadores que cometen el fraude, y desde ellos a los minoristas finales.

Desde septiembre a marzo, casi la práctica totalidad de una planta del moderno edificio del que la Agencia Estatal de Administración Tributaria dispone en Gijón se destinó a analizar y cotejar toda la información recogida. La designación de Gijón como base de la investigación fue casualidad. Allí empezaron las primeras investigaciones y se mantuvieron.

A todos los barcos

El caso es que la información que iban analizando sorprendió al personal de la Agencia Tributaria. Las líneas en blanco no eran pruebas ni simulacros: correspondían a las ventas descargadas, pesadas y vendidas, pero no declaradas. La existencia de dinero en B no es ajena al mundo de la pesca. Aunque en los últimos años el nivel de fraude se ha reducido tanto por las exigencias legales como por la presencia de grandes comercializadoras que sólo facturan de forma legal, es un sector donde tradicionalmente había una bolsa importante de dinero negro.

Sin embargo, esa sospecha tomaba forma real en los ordenadores de la Agencia Estatal de Administración Tributaria, que se encontraban ante el que consideran el caso de fraude mejor documentado de España. Pocos inspectores no sonríen cuando se les pregunta por Rula Avilés. Con toda esa información disponible y contrastada, el siguiente paso fue tomar la decisión de llamar a todos los implicados. Eso supone una inspección a todos los barcos que han vendido en Avilés desde 2009, como mínimo 70 embarcaciones.

Las citaciones se conocieron antes de Semana Santa. Ya ha pasado por las oficinas de Gijón la mayor parte de la flota con base de Cudillero. La semana pasada comenzaron a ir los barcos de Avilés. Y también la que comienza mañana.

Los comercializadores también están siendo reclamados para presentar su documentación y contrastar todos los datos. Aún queda trabajo para varios meses, ya que se dispone de toda la documentación.

Fuente: El Comercio digital

Enlace: http://www.elcomercio.es/aviles/201504/19/hacienda-investiga-cuentas-rula-20150419004214-v.html

Las pequeñas rulas reciben el 20% menos de xarda que en 2014

T. CEMBRANOS Las pequeñas lonjas asturianas, como la de Cudillero, Lastres o Luarca, notaron sobremanera los recortes del cupo de la xarda. Pese a la decisión de los pescadores de bajura y artes menores de vender sus capturas en sus puertos base, las cifras no acompañaron. Según los datos de la dirección general de Pesca, en las rulas asturianas, excepto Avilés y Gijón, se vendieron el mes pasado 793.972 kilos de caballa, un 20 por ciento menos que en el mismo periodo del año pasado (un millón de kilos). La facturación fue aún peor, con una caída del 44,5 por ciento: 429.846 euros en total. Y es que el precio medio de la xarda se desplomó hasta los 50 céntimos de euros, cuando el año pasado llegó hasta los 85 céntimos.pequenas-rulas

En total, en Asturias se subastaron 5.433.887,07 kilos de xarda, un 30 por ciento más que en el mismo mes del año pasado. Los ingresos, no obstante, cayeron de una manera importante y obtuvieron un millón de euros menos que en marzo de 2014, hasta alcanzar los 2,64 millones de euros.

La razón de ese incremento de las ventas está en la mejora de los resultados de la rula de Avilés gracias a la llegada de barcos de arrastre portugueses. Según la dirección regional de Pesca, en Avilés subastaron 3.623.688,57 kilos, un 82 por ciento más que el mismo mes del año pasado. La facturación, en cambio, es similar, unos 1,6 millones de euros, debido a que el precio medio de la especie cayó de los 0,83 euros a los 0,46. En la rula de Avilés vendieron, en total, 4,6 millones de kilos de pescado frente a los 2,7 millones de kilos del año pasado.

Fuente: La Nueva España

Enlace: http://www.lne.es/aviles/2015/04/14/pequenas-rulas-reciben-20-xarda/1740742.html

La nueva fábrica de hielo de la rula producirá 60 toneladas diarias

La rula de Avilés dispondrá en dos meses de la ansiada nueva fábrica de hielo, elemento que pese a los avances en materia de frío industrial continúa jugando un papel esencial en la conservación del pescado fresco. Basta decir que entre las necesidades de la flota pesquera y de los comercializadores la demanda anual se eleva a unas ocho mil toneladas. Ubicada en la zona Sur de la nave principal, en el área que ocupaba la cámara frigorífica de fresco, que ha sido trasladada a una zona contigua, la entrada en servicio podría ser cuestión de semanas, todo un alivio para la sociedad gestora de la instalación, Nueva Rula de Avilés, que lleva años clamando por una nueva fábrica especializada en hielo en escama.A1-42414914.JPG

La actual, en el cantil del antiguo muelle pesquero, data de 1980 e inevitablemente acusa el paso del tiempo. Se ha quedado obsoleta y lejos de ser un negocio rentable constituye una rémora. «Nos cuesta más de cien mil euros al año», lamenta Ramón Álvarez, el gerente de la sociedad.

Una vez esté operativa la nueva, la vieja pasará a la historia y entre las posibilidades que se barajan figura habilitar en el área que ocupa un punto limpio, es decir, un depósito de basura. Con todo, la decisión no se ha tomado.

Las instalaciones pesqueras avilesinas disponen de una segunda fábrica dedicada, principalmente, a producir hielo en formato cuadradillo (piedra), cuya demanda es inferior a la de hielo en escama. Su uso se limita a mantener fresco el bonito y en menor medida también el chicharro y la sardina.

Con todo, las necesidades anules de este tipo de hielo superan las tres mil toneladas mientras que las de escama rondan las cinco mil. Inaugurada en 1999 y dotada de tecnología y sistema de la firma Ramón Vizcaíno, entonces líder en el sector de frío industrial, la fábrica de hielo en cuadradillo continúa plenamente operativa y se mantendrá en servicio. Su capacidad de producción es de unas sesenta toneladas al día, la misma que la de la nueva fábrica, la de escama, cuya construcción entra en su recta final.

La maquinaria pesada ya está en su sitio y lo único que falta es rematar las tres vías de salida, dos enfocadas hacia el cantil, para abastecer directamente a los barcos, y una hacia el aparcamiento, para abastecer a los vehículos de los comercializadores. Si no hay contratiempos, la instalación podría estar lista a mediados de mayo, mes y medio antes de lo inicialmente previsto.

Amoníaco y agua

Su corazón son dos grupos capaces de generar cada uno treinta toneladas de hielo al día -lo que garantiza que en caso de que uno se quede fuera de servicio por avería o necesidades de mantenimiento la producción seguirá siendo suficiente para cubrir las necesidades de la Lonja- y la materia prima, amoníaco y agua.

El amoníaco llega líquido, estado que cambia a gaseoso gracias a bruscos cambios de temperatura y de presión, y enfría las paredes de los generadores, sin que el agua que circula por su interior entre en contacto con el gas. Una vez el agua se solidifica, al alcanzar una temperatura de un grado bajo cero, ya es hielo. El proceso lo culminan unas grandes cuchillas y el resultado son escamas de unos tres milímetros de espesor que bien se almacenan en grandes silos o bien se sirve directamente a los clientes, ya sean barcos, camiones o camionetas, mediante un sistema de cintas transportadoras

El hielo ralentiza el proceso de descomposición del pescado, que comienza en el mismo momento de su muerte y se acelera si, como sucede, recibe golpes o heridas en su desesperado intento de librarse del arte, por lo que iniciar cuanto antes el proceso de conservación resulta fundamental.

Los buques de pesca actuales cuentan con modernas y efectivas cámaras frigoríficas y los de mayor porte pueden incluso fabricar hielo a bordo, circunstancias que han reducido notablemente la necesidad de hielo. Con todo, un palangrero o un volantero que faene, por ejemplo, en el cantil de Francia o en Gran Sol, al Norte de Irlanda, necesita unas doce toneladas por travesía, y cualquier puerto que se precie ha de estar en condiciones de servírselo de forma inmediata.

De ahí la importancia de contar con una moderna fábrica de hielo fresco. El de Avilés tiene dos, y una de ellas será sustituida a no mucho tardar por otra más moderna y sobre todo, más eficiente. La inversión se eleva a 1.557.564 euros, 870.00 aportados por el Principado a través de la dirección general de Pesca Marítima y el resto por la sociedad gestora de la rula.

Al margen de su capacidad de conservación sin alcanzar el punto de congelación, el hielo provoca la rápida muerte del pescado, por choque térmico, por lo que si se aplica nada más llegar el pescado a cubierta permite conservar prácticamente intactas sus cualidades. Nunca se reutiliza, y pude fabricarse incluso con agua de mar.

Ante la posibilidad de que el fin de obra coincida con el período en el que la Ley no permite celebrar inauguraciones, por las elecciones, la consejera de Agroganadería y Recursos Autóctonos, María Jesús Álvarez, visitó ayer la instalación.

«Esta fábrica facilitará el trabajo y dará servicio a los pescadores que utilicen Avilés como puerto comercial y modernizará la actividad», manifestó. La acompañaban, entre otras personas, el director general de pesca, Alberto Vizcaíno, el presidente y el director de la Autoridad Portuaria de Avilés, Santiago Rodríguez Vega y Rubén Marín, respectivamente.

Funte. El comercio digital

Enlace: http://www.elcomercio.es/aviles/201503/28/nueva-fabrica-hielo-rula-20150328001151-v.html

El Puerto abre un proceso selectivo para elegir al nuevo gerente de Lonja Gijón

M. C. La Autoridad Portuaria de Gijón ha abierto un proceso selectivo para buscar a una nueva gerente, o un gerente, para Lonja Gijón, sociedad participada mayoritariamente por el Puerto y que gestiona la rula de El Musel.

El Puerto ha pactado con el actual gerente de Lonja Gijón, Javier Puebla, su salida de la empresa al frente de cuya gestión estuvo desde que se constituyó, a mediados de los años 90.

El proceso selectivo aún está abierto y la marcha de Puebla no se producirá en el mismo momento en que sea elegida la nueva persona que va a encargarse de la gerencia, sino que ambas continuarán juntas durante un tiempo para el traspaso de conocimientos y de la gestión. Al parecer la salida se hará mediante un contrato relevo.

Según las fuentes consultadas, la próxima salida de Javier Puebla de la gerencia de la rula fue planteada por el mismo. Puebla ha ya ha comunicado a diversas personas de su confianza y del mundo de la pesca su intención de jubilarse próximamente.

Las mismas fuentes señalan que la salida de Puebla no está relacionada con los alrededor de tres millones de euros en impagos de morosos que acumula la lonja gijonesa.

Fuente: La Nueva España

Enlace: http://www.lne.es/gijon/2015/03/19/puerto-abre-proceso-selectivo-elegir/1729226.html

El director general de Pesca entra en el consejo de la rula de Avilés

El director general de Pesca del Principado, Alberto Vizcaíno, tiene desde la pasada semana un nuevo cargo en su haber al haber sido nombrado por el Consejo de Gobierno miembro del consejo de administración de la sociedad Nueva Rula de Avilés en representación de la Administración autonómica. En paralelo al nombramiento de Vizcaíno, el Principado retiró del consejo de la rula a Tomasa Arce y Begoña Fernández, que eran las dos personas que venían defendiendo los intereses del Ejecutivo en la sociedad de comercialización pesquera desde hace tres años. Según fuentes del Gobierno regional, este relevo asimétrico en el seno del consejo de administración de Nueva Rula de Avilés (se van dos personas y entra una) no compromete la cuota de consejeros a la que tiene derecho el Principado. Vizcaíno ejercerá apenas tres meses, pues las elecciones autonómicas obligarán, sea cual sea su resultado, a recomponer la nómina de consejeros.

Fuente: La Nueva España

Enlace: http://www.lne.es/aviles/2015/03/10/director-general-pesca-entra-consejo/1724450.html

El PP y el PSOE abren la puerta a la venta de pescado sin mediar subasta en la rula.

La medida supondrá dar cobertura legal a la “pesca a la carta”, una práctica cada vez más extendida y que ya utilizan algunas grandes cadenas alimentarias.

30.05.2014 – Francisco L. JIMÉNEZ/ Agencias

El modelo tradicional de comercialización de la pesca fresca en los puertos españoles, consistente en la subasta al mejor postor de los lotes de pescado capturado por la flota, tiene los días contados si prospera la iniciativa liberalizadora del Gobierno de Mariano Rajoy de aprobar un nuevo real decreto regulador de la primera venta de los productos pesqueros caracterizado por cierto aperturismo a nuevas modalidades de comercialización que no implican necesariamente la concurrencia de varios compradores en la cancha de subastas.

Uno de esos cambios anunciados es la consagración normativa de una práctica que ya ensayan desde hace años, si bien con ciertas limitaciones, grandes empresas alimentarias o distribuidoras como Pescanova o Mercadona; se trata de los contratos de suministro, un acuerdo entre un comprador de pescado y un armador en virtud del cual el primero manifiesta su interés por adquirir una determinada cantidad de ciertas especies de pescado y el segundo trata de satisfacer con su barco ese pedido. Es lo que se ha venido en llamar “pesca a la carta” y que tiene la peculiaridad de que las capturas pactadas no se subastan en ninguna rula, si bien han de ser descargadas en alguna de ellas para garantizar, entre otras cosas, los controles sanitarios y administrativos, además de satisfacer las correspondientes tasas portuarias.

 Compradores de pescado en una pasada subasta en la rula. Mara Villamuza

Compradores de pescado en una pasada subasta en la rula. Mara Villamuza

En este sentido, el pasado miércoles la comisión de Agricultura del Congreso aprobó con el respaldo de los diputados populares y los socialistas una proposición no de ley con la que instan al Gobierno a adaptar la normativa nacional de comercialización pesquera sobre la primera venta de productos frescos de la mar a la regulación existente en el ámbito europeo y en concreto a “eliminar la subasta obligatoria para algunas especies”.

Fuentes del sector pesquero asturiano consultadas ayer por este diario manifestaron que, a falta de más detalles sobre su alcance, esa proposición no de ley parece “hecha a medida” de las necesidades de las grandes empresas que, como Mercadona, desean poder encargar directamente a uno o más barcos la captura del pescado que posteriormente ponen a la venta en sus establecimientos.

La medida, en sí misma, resulta neutra para la actividad de una rula como la de Avilés, pues el pescado capturado “por encargo” seguiría siendo descargado en las instalaciones y pagando las tasas correspondientes; no obstante, en medios pesqueros se mira con desconfianza la introducción de un sistema de comercialización que elimina la competencia que genera la subasta tradicional, la forma más eficaz conocida -o al menos eso dicen los expertos- de conseguir los mejores precios para que los pescadores vendan sus capturas. Los diputados del PP discrepan de esa máxima, pues en el Congreso defendieron que “la subasta obligatoria del pescado ha demostrado no ser el método más adecuado para mejorar los precios en origen de determinadas especies y tipos de pesca”.

Fuente: lne.es

Enlace: goo.gl/BjYfOz