Blog Archives

El sello de calidad de pesca artesanal se ampliará a todas las cofradías

La etiqueta Pescado de Rula con Artes Sanos ha identificado, desde su implantación a principios de este año en las rulas de Llanes, Bustio y Ribadesella, un total de 14.328 kilos por un valor en primera venta de 125.000 euros

La consejera de Desarrollo Rural y Recursos Naturales, María Jesús Álvarez, ha anunciado hoy, durante una rueda de prensa en el Pabellón de Asturias de la FIDMA, la ampliación en 2016 de la marca de calidad Pescado de Rula con Artes Sanos a todas las cofradías integradas en la Federación de Cofradías de Pescadores del Principado.

La marca, que ampara los pescados de calidad capturados artesanalmente por la flota de bajura en caladeros asturianos, garantiza la trazabilidad de cada una de las piezas, de manera que el consumidor puede conocer, a través de la etiqueta, la fecha de captura, el arte de pesca y el barco, entre otras características.

La etiqueta de calidad, que certifica el pescado de la flota artesanal asturiana, se puso en marcha a principios de este mismo año en las rulas de Llanes, Bustio y Ribadesella. Es el signo distintivo que garantiza tanto la calidad como el origen de los pescados y mariscos descargados en las rulas asturianas por embarcaciones de pesca artesanal, asociadas a las cofradías adscritas a la marca.

El producto es autorizado y controlado por la Federación de Cofradías de Pescadores del Principado de Asturias como titular del sello para cuyo diseño, creación, registro, formación, implantación, seguimiento y difusión contó con el apoyo financiero de la Consejería de Desarrollo Rural y Recursos Naturales y la aplicación del Fondo Europeo de la Pesca, con una inversión ligeramente superior a los 100.000 euros.

Álvarez ha informado de que, desde su implantación, la marca Pescado de Rula con Artes Sanos ha identificado 10.000 piezas de pescados en el conjunto de las tres cofradías, con un peso de 14.328 kilos y un valor en primera venta de 125.000 euros. La consejera ha explicado también que, hasta finales de 2015, el departamento que dirige llevará a cabo un seguimiento de los efectos de la aplicación de la marca, de los aspectos que sean mejorables o que precisen de una modificación para, en 2016, programar la ampliación del ámbito de aplicación de este iniciativa al resto de cofradías de pescadores: Tazones, Luarca, Candás, La Arena, Cudillero, Luarca, Puerto de Vega, Viavélez, Tapia y Figueras.

La marca de calidad beneficiará al sector pesquero asturiano, a los consumidores, que conocerán la procedencia del pescado y a los hosteleros, que disponen así de un aval en cuanto a la calidad, frescura y sostenibilidad del producto que ofrecen a sus clientes, ha subrayado la consejera.

María Jesús Álvarez ha afirmado que el sector pesquero tiene futuro pese a los problemas que le afectan y para ayudar a asegurar ese futuro a medio plazo ha animado a los pescadores a “hacer valer el producto en el mercado, identificándolo y destacando su calidad por el uso de las artes selectivas, porque forma parte de la pesquería de nuestra flota artesanal y es fresco”.

El pescado y el marisco que se acogen a esta marca deben ser descargados vivos, capturados por embarcaciones asociadas a las cofradías, envasados en fresco, etiquetados de forma individual y subastados en las rulas asturianas, además de cumplir el reglamento creado para el sello y por el resto de la legislación vigente en cada momento. También tienen que haber sido capturados en las zonas de pesca que comprende las aguas interiores y exteriores del Cantábrico noroeste, un límite que sólo se ampliará en el caso de pescado azul y especies altamente migratorias como el bonito.

En cuanto a los barcos, deberán tener su puesto base en Asturias, ser socios de alguna de las cofradías de pescadores adscritas a la marca y estar inscritos en el registro de la misma. Además, es obligado que reúnan unas condiciones higiénicas y sanitarias que garanticen la calidad de los productos que pescan.

Fuente: La Nueva España

Enlace: http://www.lne.es/asturias/2015/08/11/principado-presenta-ampliacion-marca-calidad/1798958.html

La marca de calidad 'Pescado de Rula con Artes Sanos' se ampliará a todas las cofradías en 2016

  • La marca, que ampara los pescados de calidad capturados artesanalmente por la flota de bajura en caladeros asturianos, «garantiza la trazabilidad de cada una de las piezas»

    EUROPA PRESS / FIDMA

La consejera de Desarrollo Rural y Recursos Naturales, María Jesús Álvarez, ha anunciado este martes, durante una rueda de prensa en el Pabellón de Asturias de la Fidma, la ampliación en 2016 de la marca de calidad ‘Pescado de Rula con Artes Sanos’ a todas las cofradías integradas en la Federación de Cofradías de Pescadores del Principado. La marca, que ampara los pescados de calidad capturados artesanalmente por la flota de bajura en caladeros asturianos, “garantiza la trazabilidad de cada una de las piezas, de manera que el consumidor puede conocer, a través de la etiqueta, la fecha de captura, el arte de pesca y el barco, entre otras características”, según indican desde el Gobierno autonómico.

La etiqueta de calidad, que certifica el pescado de la flota artesanal asturiana, se puso en marcha a principios de este mismo año en las rulas de Llanes, Bustio y Ribadesella. El producto es autorizado y controlado por la Federación de Cofradías de Pescadores del Principado de Asturias como titular del sello para cuyo diseño, creación, registro, formación, implantación, seguimiento y difusión contó con el apoyo financiero de la Consejería de Desarrollo Rural y Recursos Naturales y la aplicación del Fondo Europeo de la Pesca, con una inversión de unos 100.000 euros.

La consejera ha señalado que la marca ‘Pescado de Rula con Artes Sanos’ ha identificado, desde su implantación, un total de 10.000 piezas de pescados en el conjunto de las tres cofradías, con un peso de 14.328 kilos y un valor en primera venta de 125.000 euros. Igualmente, ha explicado que, hasta finales de 2015, el departamento que dirige llevará a cabo un seguimiento de los efectos de la aplicación de la marca, de los aspectos que sean mejorables o que precisen de una modificación para, en 2016, programar la ampliación del ámbito de aplicación de este iniciativa al resto de cofradías de pescadores: Tazones, Luarca, Candás, La Arena, Cudillero, Luarca, Puerto de Vega, Viavélez, Tapia y Figueras.

La marca de calidad beneficiará al sector pesquero asturiano, a los consumidores, que conocerán la procedencia del pescado y a los hosteleros, que disponen así de un aval en cuanto a la calidad, frescura y sostenibilidad del producto que ofrecen a sus clientes, ha subrayado la consejera. María Jesús Álvarez ha afirmado que “el sector pesquero tiene futuro pese a los problemas que le afectan” y para ayudar a asegurar ese futuro a medio plazo ha animado a los pescadores a “hacer valer el producto en el mercado, identificándolo y destacando su calidad por el uso de las artes selectivas, porque forma parte de la pesquería de nuestra flota artesanal y es fresco”.

El pescado y el marisco que se acogen a esta marca deben ser descargados vivos, capturados por embarcaciones asociadas a las cofradías, envasados en fresco, etiquetados de forma individual y subastados en las rulas asturianas, además de cumplir el reglamento creado para el sello y por el resto de la legislación vigente en cada momento. También tienen que haber sido capturados en las zonas de pesca que comprende las aguas interiores y exteriores del Cantábrico noroeste, un límite que sólo se ampliará en el caso de pescado azul y especies altamente migratorias como el bonito.

En cuanto a los barcos, deberán tener su puesto base en Asturias, ser socios de alguna de las cofradías de pescadores adscritas a la marca y estar inscritos en el registro de la misma. Además, es obligado que reúnan unas condiciones higiénicas y sanitarias que garanticen la calidad de los productos que pescan.

Fuente: El Comercio

Enlace: http://www.elcomercio.es/asturias/feria-muestras/201508/11/marca-calidad-pescado-rula-20150811134203.html

La pesca marcará la diferencia

  • El grupo de acción costera del Oriente, a través del consorcio para el desarrollo rural, presentará este viernes una campaña de promoción del pescado

  • Las cofradías confían en dar prestigio a sus capturas a través del sello regional

ANDREA INGUANZO |  LLANES.

Un elemento diferenciador. Con este cometido se identificará a la futura marca regional del pescado, que en los próximos meses estará funcionando como proyecto piloto en tres de las cofradías de la comarca. Los patrones mayores de Llanes, Ribadesella y Bustio han mostrado su satisfacción tras haber sido elegidos para poner en marcha un proyecto que lleva meses sonando con fuerza entre las lonjas asturianas. Y es que nadie cree que, una vez en funcionamiento, vaya a fracasar pero «siempre es mejor hacer las cosas con cautela».

Para el presidente de la Cofradía de Pescadores Santa Ana de Llanes, Ángel Batalla, este nuevo identificativo llega «para beneficiarnos a todos». «En el Oriente siempre estuvimos más interesados que nadie en sacar adelante la marca y ahora vamos a ser los primeros en comprobar sus beneficios», explica el patrón. Batalla sabe que, a corto plazo, «los avances serán pocos o incluso ninguno». «Debemos esperar a que nuestro pescado se vaya introduciendo en el mercado, a través del etiquetado. Que la gente lo conozca y termine por demandarlo conociendo su calidad», prevé.

A partir de ese momento se podría empezar a barajar hasta «la subida de precios». «Una vez que el pescado etiquetado tes tipo de producto». De hecho, las piezas que se podrán etiquetar bajo la nueva marca regional serán únicamente «los peces extra», es decir, «unos peces impecables, que no se hayan sobado en la red, y que mantengan unas condiciones de temperatura óptimas desde el barco».

«Este proceso nos ayudará a marcar la diferencia entre el producto capturado de forma industrial y el nuestro, que se pesca de manera artesanal», aclara Jesús Peñil, patrón de la Cofradía de Pescadores de Bustio. Para conseguirlo este marinero ofrece «rigor y responsabilidad». «Será trabajo de los patrones controlar que todo el pescado que se etiquete sea de máxima calidad. Si queremos diferenciarnos no puede ser de otra manera», sostiene.

Un factor que para el patrón de la Cofradía de Pescadores Virgen de Guía de Ribadesella «no será algo difícil». «Nuestro pescado no acumula ni 12 horas de muerte antes de ser rulado», recuerda. Para Manuel Buenaga, lo que le falta al sector pesquero es «prestigio». «Falta crear un poco de auge para que la gente consuma nuestra pesca».

Y para ello, al margen de la marca regional, que podría estar trabajando a finales de este mismo año, el grupo de acción costera del Oriente, a través del consorcio para el desarrollo rural, presentará este viernes en Bustio una campaña de promoción del pescado, bajo el nombre ‘De la rula’.

http://www.elcomercio.es/asturias/oriente/201407/01/pesca-marcara-diferencia-20140701002719-v.html

Los hosteleros temen que la marca de la rula de Llanes cause un agravio comparativo a otros restaurantes

Allares propone que no se excluya a los establecimientos que no compren allí de forma directa pero sí consuman pescado de la cofradía local
01.02.14 – 00:40 – ANDREA INGUANZO | LLANES.

La Asociación Llanisca de Restaurantes (Allares) teme que el nuevo sello de calidad del pescado, que puso en marcha a finales de este verano la Cofradía de Pescadores Santa Ana de Llanes, «pueda llegar a suponer un agravio comparativo entre establecimientos». El presidente del colectivo, Javier Garaña, aseguraba ayer que la iniciativa de la lonja llanisca «nos gusta y estamos de acuerdo con los objetivos básicos que persigue» pero al mismo tiempo reconocía que «habría un pequeño matiz a contemplar».

El hostelero explicó que desde el colectivo se echa de menos esta puntualización. «Sería positivo incluir una mejora que dejase claro que no por no comprar de forma directa en la rula llanisca, el resto de restaurantes que no gozan de este distintivo no ofrecen el mismo pescado fresco y de calidad», defendió el presidente. De esta otra forma, consideró Garaña, «no se sentiría ese agravio comparativo y nadie quedaría excluido dentro del sector».

Y es que, como adelantaba ayer EL COMERCIO, la Cofradía de Pescadores de Llanes ha distinguido a los restaurantes con mayor asiduidad de compras con una certificación, en forma de placa, que indica que venden pescado y marisco fresco y de calidad adquirido en la lonja llanisca. De hecho, como analizaba el patrón mayor de Llanes, Ángel Batalla, este distintivo sólo se ha concedido «a los establecimientos que son clientes habituales, que compran a lo largo del año un gran volumen de género y que pueden presumir de estar ofreciendo a sus clientes pescado de Llanes». En total son 17, pero solamente 8 de ellos se encuentran asentados en el municipio llanisco. El resto se reparten entre Ribadesella, Cangas de Onís y Cantabria.

Una cifra mínima, en relación al volumen de restaurantes activos en el concejo, que ha llevado a Allares a reflexionar sobre ese importante matiz. «Hay muchos restauradores en Llanes que no acuden directamente a la lonja y compran a través de un intermediario, bien por motivos de operatividad o, simplemente, porque de ésta forma se facilita una tarea tan complicada como es la limpieza de las piezas. Esto no quiere decir que, al final, el pescado no sea exactamente el mismo, con la misma calidad y frescura y proveniente de los barcos faeneros del puerto llanisco», analizó Javier Garaña.

Las placas concedidas por la Cofradía tienen carácter anual, por lo que las nuevas concesiones no comenzarían a tramitarse, según explicó el patrón mayor, «hasta después de la primavera». Es por esto que la modificación que ahora plantea Allares quizá no pueda verse materializada hasta el próximo año. De todos modos, en una línea de colaboración y entendimiento, desde el colectivo hostelero «tendemos una mano amiga a la cofradía con el fin de llegar a acuerdos, fomentar iniciativas conjuntas y mejorar proyectos, con la intención de conseguir beneficios para el sector, que al final, y en los tiempos que estamos, es lo que todos buscamos». El presidente consideró como algo «lógico» la relación directa entre los pescadores y los restauradores porque «ellos son los que capturan el pescado y nosotros los que, al final, lo ofrecemos al público».

Tendencia ‘Slow Food’

En relación a la una marca de calidad pesquera, Javier Garaña recordó que ya en su momento, y a través del clúster Innovación Turística de Llanes, «apoyamos la creación de un sello que consistía en elaborar un interesante proceso de etiquetado para el pescado de la lonja de Llanes». «Cualquier iniciativa que fomente el consumo de productos de la zona por su calidad y consiga otorgarles un precio justo en el mercado siempre lo acogeremos con interés», apuntó el hostelero llanisco.

De hecho, Garaña anunció que la asociación se encuentra elaborando un documento de intenciones y un protocolo de actuación para poner en práctica una tendencia internacional que viene pisando fuerte en el sector hostelero, el denominado ‘Slow Food’. «Buscamos fomentar esta tendencia, que consiste en incorporar de forma cotidiana una mayor cantidad de productos autóctonos a nuestras cartas y menús, bien sean quesos, pescados, carnes, etcétera». El hostelero destacó el hecho de que, «por suerte, en esta zona contamos con muy buenos y variados productos».

Riosellana y regional

La de Llanes no es la única marca que se ha puesto en marcha en la comarca. La Cofradía de Ribadesella repartía también estas distinciones a nueve restaurantes de Ribadesella, Cangas de Onís y Caravia. Además de la calidad del pescado, estos establecimientos certifican también que defienden la pesca artesanal y sostenible que practican las embarcaciones riosellanas.

Por otro lado, estos días también se daban los últimos pasos para echar a andar un sello de calidad pesquera a nivel regional. Podría estar en funcionamiento, como un proyecto piloto, la próxima primavera y, en un principio, participarían las cofradías con mayores ventas de Asturias.

http://www.elcomercio.es/v/20140201/oriente/hosteleros-temen-marca-rula-20140201.html

La Cofradía de Llanes distingue a diecisiete restaurantes con un sello de calidad propio

En el concejo sólo han obtenido el distintivo 8 establecimientos, el resto se reparten entre Ribadesella, Cangas de Onís y Cantabria
31.01.14 – 00:23 – ANDREA INGUANZO | LLANES.

La Cofradía de Pescadores Santa Ana de Llanes ha distinguido a un total de diecisiete restaurantes con un sello de calidad propio. El proyecto arrancó a finales del pasado verano y premia la asiduidad de los establecimientos a través de un distintivo común, que indica que venden pescado fresco y de calidad adquirido en la lonja llanisca. El patrón mayor de la cofradía llanisca, Ángel Batalla, explicaba ayer que esta iniciativa es únicamente suya. «Ha estado financiada con fondos de la cofradía. No hemos recibido ninguna ayuda o subvención», aclaró.

De esos diecisiete restaurantes, únicamente ocho se encuentran dentro del concejo de Llanes. El resto se reparten entre los municipios de Ribadesella y Cangas de Onís y un par más que se encuentran en la vecina Cantabria. «No concedemos este distintivo a cualquier restaurante. Los que ahora gozan de él son clientes habituales que compran con asiduidad a lo largo del año y que pueden presumir de estar ofreciendo a sus clientes pescado de Llanes», aclaró Batalla.

Esta certificación se encuentra instalada en cada uno de los establecimientos en forma de placa y en ella el presidente de la cofradía corrobora que los mismos adquieren sus pescados y mariscos en la lonja de Llanes. Se trata de un sello que abonan los propios restauradores al aceptar su concesión -tiene un precio de 20 euros- y que cuenta con una vigencia anual. Es decir, que al igual que dentro de un año esas placas podrán ser retiradas, será imposible otorgar una nueva antes, al menos, «de la primavera que viene». «Con esto buscamos que el beneficio sea para los clientes habituales de la rula, evitando que cualquier otro negocio, por comprar una caja de pescado un sólo día, tenga el distintivo pero luego ofrezca género de otros lugares», argumentó el patrón.

Ángel Batalla defiende que esta iniciativa servirá, por un lado, «para promocionar nuestro pescado» y, por otro, «para que se sepa que los restaurantes ofrecen pescado fresco y de calidad». «Los establecimientos que compran en la lonja llanisca saben que encuentran una calidad que en otros lugares no tienen. En muchas ocasiones se llevan el pescado prácticamente vivo, recién capturado», señaló. Por si esto fuera poco, el patrón mayor recordó que el género que se rula en Llanes «viene debidamente etiquetado. Es un proceso que forma parte de esa categoría que queremos destacar». «Es propaganda para el pescado y, al mismo tiempo, un aval para los restaurantes», analizó.

En este sentido, Ángel Batalla quiso dejar claro que nada tiene que ver este proyecto con otras iniciativas surgidas anteriormente, tanto a nivel particular como comarcal o regional. «Lo que nosotros hicimos ahora es un concepto totalmente diferente al que se está trabajando, por ejemplo, a nivel regional. Nosotros lo que intentamos es promocionar nuestro pescado», sentenció.

Marca de calidad regional

Y es que, de forma simultánea, la propuesta de crear una marca de calidad a nivel de toda Asturias continúa su curso. El patrón mayor de la Cofradía de Tazones, Juan Dimas García, confirmaba ayer que esta misma semana está prevista la celebración de una nueva reunión con la empresa que se encargará de darle forma al proyecto. «Confío en que muy pronto podamos cerrar definitivamente los detalles y que pueda estar en funcionamiento de cara a la próxima primavera», confirmaba Dimas García. Eso sí, no será desde un principio de forma definitiva. Arrancará como un proyecto piloto en el que comenzarán a trabajar las cofradías que hayan registrado mayores ventas. «Sería inviable tratar de involucrar desde un principio a todas las lonjas de Asturias. Empezaremos con 4 ó 5 y a partir de ahí se irá aumentado si la idea funciona. No podemos aventurarnos y que después salga mal», advirtió.

Respecto a la viabilidad de esta iniciativa junto con el sello que la cofradía de Llanes defiende ahora en solitario, Dimas García no dudó en reconocer que «una cosa y otra van a ir de la mano». «Estos distintivos que ahora llegan a Llanes son una idea fabulosa. Los restaurantes, al tiempo que ofrecen pescado de calidad, adquieren un compromiso con la lonja para mantener un porcentaje alto de compras». De hecho, el patrón mayor de Tazones confirmó que «Llanes y Ribadesella son dos de las cofradías más interesadas en la marca de calidad regional».

Y eso que, al igual que está ocurriendo ahora en Llanes, la Cofradía de Pescadores Virgen de Guía de Ribadesella presentaba ya el pasado mes de julio su sello particular, con el que distinguió a un total de nueve restaurantes de Ribadesella, Cangas de Onís y Caravia. Además de garantizar la frescura y calidad del producto, las certificaciones de estos establecimientos también defienden la pesca artesanal y sostenible que practican las embarcaciones riosellanas utilizando artes tradicionales respetuosas con el ecosistema marino.

Una iniciativa antigua

Llanes y Ribadesella ya mostraron hace tiempo su intención de dar este paso para fomentar la actividad de las lonjas al tiempo que se promociona la calidad del pescado capturado. La cofradía llanisca presentó, de hecho, un proyecto para la creación de una marca de calidad en torno a la pesca al Consorcio para el Desarrollo Rural del Oriente de Asturias, a través del grupo de acción costera comarcal, con la intención de conseguir financiación del Fondo Europeo de Pesca en su última convocatoria. La iniciativa estaba respaldada por el clúster Innovación Turística de Llanes, la Asociación Llanisca de Restaurantes (Allares) y la Asociación de Empresarios Turísticos de Llanes y Ribadedeva (Fomtur) y recibió la negativa del Consorcio al considerar que debía desarrollarse la idea a nivel comarcal.

La creación de una marca de calidad del pescado en el Oriente ya había sido planteada en el seno del mismo Consorcio hace casi cuatro años por el propio presidente de la cofradía llanisca, Ángel Batalla. Desde entonces se habló de este sello comarcal sin demasiados avances y, a finales de 2012, era la alcaldesa de Ribadesella, Charo Fernández, quien declaraba su intención de desarrollar el proyecto de forma local ante la «falta de predisposición» para hacerlo de manera mancomunada. Finalmente han sido los dos municipios los que se han lanzado a la piscina en solitario.

http://www.elcomercio.es/v/20140131/oriente/cofradia-llanes-distingue-diecisiete-20140131.html