Blog Archives

LonjaGijón garantiza el cobro a todos los barcos que vendan en su rula

La presidenta de la Autoridad Portuaria de Gijón y de la sociedad que gestiona las subastas de pescado en primera venta en los muelles del Rendiello, LonjaGijón-Musel, aseguró en declaraciones a la prensa asturiana que la citada empresa está en disposición de garantizar el cobro de la mercancía a todos los barcos que subasten sus capturas en El Musel.

Los problemas financieros surgidos a raíz de producirse un importante impagado han sido solucionados, según Rosa Aza, con la renegociación de la deuda a corto plazo, de manera que «queda garantizado que los barcos van cobrar y en tiempo».

Aza destacó que, de hecho, LonjaGijón-Musel financia a los pescadores, ya que paga a sus proveedores antes de lo que cobra a sus clientes.

Con vistas a la nueva gestión de LonjaGijón-Musel, tras el relevo de quien hasta ahora fue su primer y único gerente, Francisco Javier Puebla, por Simón Arrizado, Rosa Aza indicó que «el objetivo de la rula es que haga el servicio que tiene que hacer. No se trata de obtener beneficios, sino de prestar un servicio a la pesca».

Curiosamente, tan desinteresado cometido puede causar problemas, como la inspección de Hacienda que a finales de 2014 requirió toda la contabilidad de los últimos años. «No estoy preocupada, dijo a ese respecto la presidenta de LonjaGijón-Musel. Se dio acceso inmediato a todo lo que pidieron y desde el pasado noviembre no volvimos a tener noticias de nada, aunque estas cosas suelen tardar un tiempo».rula gijon-02.jpg

Aza enmarcó la inspección en el contexto de que se produjeron otras similares en distintos puertos españoles, entre ellos el también asturiano de Avilés, y no en alguna sospecha o denuncia concreta de irregularidad.

Con una mala costera del bonito, un impagado relevante y una inspección fiscal que no parece que de momento haya quedado cerrada, 2014 no fue un buen año para la rula gijonesa.

Para éste, Rosa Aza confía en que las descargas de bonito aumenten y alcancen el millón de kilos, ya que se trata de una pesquería que proporciona un porcentaje muy importante de los ingresos obtenidos durante todo el año por la empresa, de mayoría pública, aunque cuenta también con capital privado en su accionariado.

Fuente: El Comercio

Enlace: http://www.elcomercio.es/gijon/201505/09/lonjagijon-garantiza-cobro-todos-20150509011521-v.html

El desguace de barcos creará 26 puestos de trabajo con 3,7 millones de inversión

El Consejo de Administración de El Musel autorizó ayer la «construcción y explotación por la empresa DDR Vessels XXI, S. L. de una planta integral para descontaminación y reciclaje de buques de hasta 200 metros de eslora y 30 metros de manga, en los Muelles de Ribera». Según la información proporcionada al respecto por la Autoridad Portuaria, «la planta supone una inversión de 3,7 millones de euros y la creación de 26 puestos de trabajo».

La tramitación del proyecto ha sido larga, probablemente debido a su repercusión medioambiental, ya que el preceptivo trámite de competencia se presentó ya en julio de 2013, es decir, hace casi dos años. Tras ese primer paso, el Consejo de Administración de la Autoridad Portuaria de Gijón aprobó inicialmente el proyecto en su reunión del pasado 28 de febrero. Toda solicitud de concesión presentada a la Administración ha de ser sometida a un trámite de competencia por si alguna compañía presenta una oferta mejor para desarrollar ese negocio.

Ahora, como queda dicho, fue aprobada la autorización para comenzar los trabajos.

Otros acuerdos

En otro orden de cosas, tal como estaba previsto, el órgano rector de El Musel autorizó «el cambio de titularidad de la concesión administrativa para la explotación del puerto deportivo ubicado en los Muelles de La Osa, a favor de la empresa Contratas Piñera».

También fueron aprobados los «Pliegos de Condiciones Particulares y de Prescripciones Técnicas para la prestación de los servicios ferroviarios adicionales y complementarios en el puerto de Gijón. La contratación será por un periodo de dos años, con un presupuesto de licitación de 540.000 euros para el total del plazo establecido».

Asimismo, los consejeros fueron informados de la sustitución de Francisco Javier Puebla al frente de LonjaGijón-Musel, empresa que explota la rula de los muelles del Rendiello y que preside, al igual que la Autoridad Portuaria, Rosa Aza. Fue contratado, conforme a lo adelantado en su día por este periódico, Simón Arrizado, hombre con experiencia en el sector de la pesca que pretende, según se anunció ayer, captar nuevos barcos.

Fuente: El Comercio Digital

Enlace: http://www.elcomercio.es/gijon/201504/30/desguace-barcos-creara-puestos-20150430003650-v.html

Asturias manda cuatro barcos a la costera, en aguas vascas

A. F. V. A. DE LA FUENTE Considerado por muchos uno de los tesoros del Cantábrico, la anchoa se ha convertido en un artículo de lujo, una suerte de jamón marino que amplió la mucha fama con la que ya contaba gracias al expresidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, quien hace de embajador de este pescado en semiconserva siempre que se le presenta la ocasión. La veda de la anchoa para este año se abrió el pasado 1 de marzo. Su itinerario de migración natural hace que la especie enfile la costa española desde Francia, para luego atravesar el Golfo de Vizcaya y recorrer todo el Mar Cantábrico. Por este motivo, los pesqueros asturianos que quieren aprovechar la temporada de la anchoa han tenido que desplazarse a aguas del País Vasco, ya que con los cupos establecidos para la presente costera se antoja difícil que se pueda seguir capturando este pescado cuando llegue a las costas asturianas. Por el momento la expedición está siendo un fiasco debido al tamaño medio de las capturas, que es muy pequeño. Esto implica que el valor en tierra de la anchoa sea menor y los beneficios previstos para la campaña, inalcanzables hasta el momento.

Pero el sector pesquero no es el único preocupado por el escaso tamaño de las anchoas. Y es que si las dimensiones de las capturas no aumentan, la industria conservera también ve peligrar su futuro. “Nuestro problema no sería para esta campaña, ya que ahora se está vendiendo la anchoa que se trabajó el año pasado. El inconveniente sería para 2016, pues de no haber ejemplares nos quedaríamos sin materia prima para la producción”, explica Jorge Lanza, de Conservas Lanza. “El tamaño medio que necesitamos es de 20-28 centímetros por pieza, una cifra muy alejada de lo que se está pescando”, añade.

“La mayoría de las anchoas enfrascadas por las conserveras vienen de Chile o de Croacia, por lo que no creo que esto suponga una gran crisis para el sector”, asegura otra fuente consultada del mismo sector, y que prefiere guardar el anonimato. “Hay que tratar de conseguir una pesca más sostenible, porque estamos acabando con el ecosistema”, prosigue.

En Cantabria, región de la anchoa por antonomasia, ya ha sonado la voz de alarma. José Luis Ortiz, presidente de la Asociación de Fabricantes de Conservas de Pescados de Cantabria (Consesa), afirma que el sector carece de anchoas de “suficiente tamaño” y considera que puede haber “riesgos en la viabilidad” de empresas y plantillas. Consesa aboga por limitar la talla de la anchoa a 45 piezas por kilo, y no 50 como se viene haciendo hasta ahora. Además, solicitan a los organismos públicos que tomen las “medidas necesarias” para analizar la “progresiva reducción” de la especie, en tiempos muy abundante.

Fuente: La Nueva España

Enlace: http://www.lne.es/aviles/2015/04/29/asturias-manda-cuatro-barcos-costera/1748378.html

Hacienda investiga las cuentas de la Rula de Avilés y de todos los barcos desde 2009

La Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT) inspecciona las cuentas de Nueva Rula de Avilés en una gigantesca investigación contra el fraude fiscal que afecta a todos los barcos que han desembarcado en las instalaciones avilesinas, además de aquellos comercializadores que han realizado operaciones. Aún no han trascendido los datos de las sanciones, pero en el cantil ya se habla de armadores que pueden afrontar sanciones de hasta 200.000 euros.

La investigación es dirigida desde Gijón por Eduardo Lacazzeti, un experimentado inspector de la Agencia Estatal de Administración Tributaria que lidera un equipo de no menos de veinte personas que están rastreando todo vestigio de dinero negro en la pesca asturiana. No es la primera vez que se analiza un sector de una manera tan escrupulosa. En el pasado, campos como la ganadería, tanto de carne como leche, han sufrido fiscalizaciones igual de exigentes.

El inicio de esta inspección fue casual, según diferentes testimonios recogidos por este diario. Dentro de su trabajo habitual, los inspectores de la Agencia fiscalizaron distintos minoristas de pescado. En los diferentes trabajos se percataron de la presencia de facturaciones en B de una forma habitual. Más que la existencia de esa caja B, lo que despertó la curiosidad fue la presencia de otra serie de coincidencias que desembocaron en la Rula de Avilés, la mayor lonja de Asturias en la que se concentra el 80% de las descargas de la flota asturiana.

La inspección en las oficinas de Rula de Avilés se inició en junio del pasado año. El personal de AEAT se presentó para hacer una investigación rutinaria solicitando toda la documentación para poder comprobar los pagos de IVA e Impuesto de Sociedades desde 2009 hasta 2012. Eso implicaba analizar toda la historia comercial de Rula de Avilés. La empresa fue creada por la Autoridad Portuaria y Principado de Asturias como accionistas mayoritarios, con la Cámara de Comercio de Avilés y la Cofradía de Pescadores Virgen de las Mareas con una presencia minoritaria, para la gestión de la nueva lonja, iniciando sus actividades comerciales en mayo de 2009.

Los inspectores comenzaron a recabar información y a analizarla. De hecho, en estas fechas aún continúan solicitando documentación. Entre todo el material aportado hubo un dato que les llamó especialmente la atención: en las hojas donde se pesaba el pescado desembarcado aparecían líneas en blanco.

Una de las características de la lonja avilesina es que se encuentra completamente informatizada. El ordenador registra las cajas depositas en la cinta por la que salen a la cancha, donde aguardan los vendedores. En la hoja aparece toda la información sobre la captura: tipo de especie, cantidad, hora de desembarque, nombre del barco… Posteriormente se rula, se adjudica el precio de venta y se vuelve a anotar.PUERTO PESQUERO RULA

Explicaciones vagas

Pues bien, los inspectores de la Agencia Tributaria sospecharon al comprobar dos elementos. El primero fueron las citadas líneas en blanco. Las explicaciones de Rula de Avilés no resultaron convincentes.

Primero se dijo que se trataban de errores del sistema informático. Pero eran demasiados y se repetían en el tiempo, cuando lo razonable es que, de ser un fallo en el sistema, se hubiese solucionado en unos meses.

Así que ante los nuevos requerimientos de explicaciones, desde Rula de Avilés se aludió a las visitas de escolares y de turistas. Las líneas simulaban las ventas con las que ilustrar a los visitantes. Pero la explicación tampoco convenció a los técnicos cuando vieron que los datos de los días y horas difícilmente coincidían siempre con las hipotéticas visitas de escolares o turistas.

Además, un tercer elemento terminó por alimentar las sospechas de los técnicos de AEAT

Y es que el volumen de pesca descargada no correspondía con la pesca vendida. Se descargaba mucho más de lo que se vendía. Si las líneas en blanco respondían a fallos en el sistema o eran simulaciones su peso debía ser cero. Sin embargo, los datos de la pesca indicaban que en la cancha entraba un determinado volumen de capturas y salía otro menor.

Hasta el momento no han trascendido los datos, pero consultando la web de la Dirección General de Pesca y la estadística recogida por la Autoridad Portuaria reflejan lo que puede estar pasando.

En 2012, la Dirección General de Pesca señalaba que en Avilés se habían descargado 12.798.209 kilos, con un valor de venta de 28.160.340 euros. Sin embargo, para la Autoridad Portuaria se habían descargado 12.830.000 kilos, con un valor en primera venta de 17.346.650 euros.

En 2013, un año que en principio no está siendo investigado, y según la Dirección General de Pesca, se descargaron 12.927.219,49 kilos con un valor de 27.953.645 euros. Las cifras de la Autoridad Portuaria vuelven a ser diferentes. Eleva el volumen de la pesca descargada hasta 13.344.149 kilos y el valor de primera venta lo estima en 28.201.467 euros.

Si estos son los datos que se pueden conseguir de forma pública a través de una sencilla búsqueda en la web, es fácilmente comprensible que la información que aparecía ante los inspectores invitara a pensar que había irregularidades en la gestión de la lonja avilesina. Así que, después de dos meses de arduo trabajo, se decidió solicitar autorización judicial para realizar un registro policial en las oficinas de Nueva Rula.

Registro policial

La entrada policial se realizó en septiembre de 2014, dos meses después del inicio de la inspección. Los funcionarios de la Agencia Tributaria llegaron a las oficinas acompañados por efectivos de la Guardia Civil. El despliegue, según narra un testigo, fue espectacular, «de película». Entraron en las oficinas dando la orden de que todo el mundo levantase las manos de los teclados y se separasen de forma inmediata de los ordenadores. Acto seguido, copiaron toda la información de esos ordenadores. No quedó ningún disco duro sin ser replicado. Todo aquello que estuviese informatizado desde 2009 hasta ese momento estaba en posesión de la Agencia Estatal de Administración Tributaria.

De esa manera empezaba un estudio minucioso de toda la información. Eduardo Lacazzeti contaba con un equipo de entre 15 y 20 personas, todos ellos funcionarios con una excelente preparación, que iban a examinar toda la actividad de Rula de Avilés.

En el mercado del pescado, la lonja es un punto clave, el lugar de encuentro de los barcos y los distribuidores. En caso de que existiesen movimientos en B aportaría numerosa información, porque por ella pasan todos los actores de la cadena. El hilo podría llevar desde los armadores que autorizan sus descargas en dinero negro a los comercializadores que cometen el fraude, y desde ellos a los minoristas finales.

Desde septiembre a marzo, casi la práctica totalidad de una planta del moderno edificio del que la Agencia Estatal de Administración Tributaria dispone en Gijón se destinó a analizar y cotejar toda la información recogida. La designación de Gijón como base de la investigación fue casualidad. Allí empezaron las primeras investigaciones y se mantuvieron.

A todos los barcos

El caso es que la información que iban analizando sorprendió al personal de la Agencia Tributaria. Las líneas en blanco no eran pruebas ni simulacros: correspondían a las ventas descargadas, pesadas y vendidas, pero no declaradas. La existencia de dinero en B no es ajena al mundo de la pesca. Aunque en los últimos años el nivel de fraude se ha reducido tanto por las exigencias legales como por la presencia de grandes comercializadoras que sólo facturan de forma legal, es un sector donde tradicionalmente había una bolsa importante de dinero negro.

Sin embargo, esa sospecha tomaba forma real en los ordenadores de la Agencia Estatal de Administración Tributaria, que se encontraban ante el que consideran el caso de fraude mejor documentado de España. Pocos inspectores no sonríen cuando se les pregunta por Rula Avilés. Con toda esa información disponible y contrastada, el siguiente paso fue tomar la decisión de llamar a todos los implicados. Eso supone una inspección a todos los barcos que han vendido en Avilés desde 2009, como mínimo 70 embarcaciones.

Las citaciones se conocieron antes de Semana Santa. Ya ha pasado por las oficinas de Gijón la mayor parte de la flota con base de Cudillero. La semana pasada comenzaron a ir los barcos de Avilés. Y también la que comienza mañana.

Los comercializadores también están siendo reclamados para presentar su documentación y contrastar todos los datos. Aún queda trabajo para varios meses, ya que se dispone de toda la documentación.

Fuente: El Comercio digital

Enlace: http://www.elcomercio.es/aviles/201504/19/hacienda-investiga-cuentas-rula-20150419004214-v.html